Un estudio del IIS Galicia Sur busca relacionar la calidad del aire que respiramos con la aparición precoz de casos de enfermedad arterial coronaria