“El 50 por ciento de los diagnósticos son tardíos y ello se debe en una parte importante al estigma que acompaña al VIH”