El consorcio gallego BREOGAN participa en el descubrimiento de 72 nuevas variantes genéticas asociadas a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama

Los resultados de un macroestudio desarrollado desde el Consorcio Internacional OncoArray acaban de publicarse en las prestigiosas revistas Nature y Nature Genetics.

El Consorcio Gallego de Cáncer de Mama ‘BREOGAN‘, liderado por Esteban Castelao (IIS Galicia Sur) y Manuela Gago (IDIS, FPGMX), ha contribuido al estudio aportando datos de gran calidad de 3000 pacientes gallegas.

Setenta y dos nuevas variantes genéticas asociadas a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama han sido identificadas a través de una importante colaboración internacional que involucra a investigadores de los seis continentes. De estas variantes, presentadas ayer en las revistas NatureNature Genetics, 65 son variantes comunes que predisponen al cáncer de mama en general y otras siete predisponen específicamente al cáncer de mama negativo para receptores de estrógeno, que representa a un subconjunto de casos que no responden a las terapias hormonales, tales como el medicamento tamoxifeno.

Los hallazgos son el resultado del trabajo del Consorcio OncoArray, una gran iniciativa a escala mundial que involucra a investigadores de más de 300 instituciones. En total, se analizaron datos genéticos de 275.000 mujeres, 146.000 de las cuales habían sido diagnosticadas con cáncer de mama.

El Dr. Esteban Castelao, del Instituto de Investigación Sanitaria Galicia-Sur (IISGS), y los Dres. Manuela Gago, Ana Vega y Ángel Carracedo, de la Fundación Pública Galega de Medicina Xenómica, del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago (IDIS), y del Grupo de Medicina Xenómica de la USC, participaron como coautores en estas publicaciones a través del estudio «BREOGAN» y del «Estudio de Mujeres Portadoras de Mutaciones en el gen BRCA1», relativos a familias con cáncer de mama hereditario.

BREOGAN, acrónimo en inglés para el Consorcio Gallego de Cáncer de Mama (BREast Oncology GAlician Network), coordinado en Galicia por los Dres. Castelao y Gago, participa con una aportación de 3.000 pacientes gallegas. El Estudio de Mujeres Portadoras de Mutaciones en el gen BRCA1, coordinado por la Dra. Ana Vega, se centra en familias gallegas con cáncer de mama hereditario.

El cáncer de mama se origina por interacciones complejas entre una gran cantidad de variantes genéticas y nuestro entorno. El componente hereditario responsable del riesgo de padecer cáncer de mama se debe a una combinación de variantes infrecuentes en genes como BRCA1 y BRCA2 que confieren un alto riesgo de padecer la enfermedad, y también muchas otras variantes genéticas más comunes que confieren individualmente un pequeño riesgo. Las nuevas regiones de riesgo identificadas por estos estudios prácticamente duplican la cifra de las que se conocían hasta la fecha, con lo que el número de variantes comunes conocidas asociadas con el cáncer de mama se aproxima a 180.

Al combinar datos epidemiológicos con otros datos del tejido mamario, los investigadores pudieron hacer predicciones plausibles de los genes diana en la gran mayoría de los casos. Además, mostraron por primera vez que se trata, a menudo, de los mismos genes que están alterados en los tumores de mama (cuando se desarrolla un tumor, el ADN dentro de las células tumorales muta).

La mayoría de las variantes encontradas por el estudio OncoArray no se encontraron dentro de los genes, sino más bien en regiones del genoma que regulan la actividad de genes cercanos. Cuando los investigadores observaron el patrón de estas regiones genéticas, descubrieron que éste difería del de aquellas regiones involucradas en la predisposición a otras enfermedades comunes.

Alrededor del 70% de todos los casos de cáncer de mama son positivos para receptores de estrógeno, lo que significa que las células cancerosas tienen una proteína particular (conocida como receptor) que responde a la hormona sexual femenina estrógeno, permitiendo que el tumor crezca. Sin embargo, no todas las células cancerosas portan este receptor; las que no lo portan se conocen como “receptor de estrógeno negativas”. Los estudios identificaron regiones genéticas específicamente asociadas al cáncer de mama positivo para receptores de estrógeno o al cáncer de mama negativo para receptores de estrógeno, lo que subraya el hecho de que estos son tipos de cáncer biológicamente distintos, que se desarrollan de manera diferente.

Las variantes de riesgo identificadas en los dos estudios son comunes: mientras que algunas están presentes en una de cada cien mujeres, otras están en más de la mitad de todas las mujeres. Individualmente, los riesgos conferidos por cada variante son modestos; sin embargo, debido a que las variantes son comunes y sus efectos se multiplican juntos, el efecto combinado es considerable. Por ejemplo, los investigadores estimaron que el 1% de las mujeres tienen un riesgo de desarrollar cáncer más de 3 veces superior al de población general. Se pueden encontrar mayores diferencias de riesgo si las variantes genéticas se combinan con otros factores hormonales y del estilo de vida, que influyen en el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Compartir